Ábaco para conteo

Este ábaco es parecido a los que vosotros conocéis, con la particularidad de que trabaja de manera diferente la psicomotricidad fina, pues para que las argollas de tela se muevan hay que separarlas y arrastrarlas con el movimiento de pinza.

Otra particularidad es que no hay diez cuentas en cada fila, sino que en cada una hay una cantidad del 1 al 10 y el número al que corresponden está escrito en el lateral para que los niños puedan primero conocer el símbolo y una vez que lo conocen, comprobar por si mismos si lo han contado bien.

La textura de cada argolla es diferente, unas blandas con relieve, otras de cuero, de cartón o de tela, para estimular a la vez la atención y lo sensorial.

Lo recomiendo a partir de 3 años, pero podéis aplicarlo desde antes si veis interés en la niña o el niño.

Este trabajo está hecho con dos paneles de 5 barrotes circulares cada uno, pero podéis hacerlo con las variaciones que queráis manteniendo el concepto de contar y que en cada barra haya un número diferente.

Lo ideal es colocar las cantidades progresivamente de izquierda a derecha y de arriba abajo.

Yo lo hice de arriba abajo primero porque quería que fueran dos paneles independientes, luego para trabajarlos juntos los colocamos de izquierda a derecha.

Esto se hace para que la niña se acostumbre al orden en el que escribimos y leemos y luego les resulte más intuitiva esa actividad.

Material de diseño propio.