Números de lija y cantidades

Los números de lija nos permiten fijar el trazo del número en nuestra memoria táctil por lo que luego resulta más fácil e instintivo para el niño o la niña recordar como se escriben.

Normalmente los números de lija se muestran primero solos, al igual que las letras, y una vez se los saben y los han repasado hasta fijarlos en su memoria táctil ya se introducen nuevos elementos. Yo en el caso de mi hija le voy mostrando el número con la cantidad desde el comienzo porque las perlas les encantan y se siente más motivada al trabajar con ellas. Pero quien tenga unos número de lija bonitos y llamativos puede probar primero a presentarlos sin otro elemento.

Los números de lija se puede presentar desde los 3 años o antes, según el interés que veamos en la niña/el niño, le mostraremos primero el 1,2,3 e iremos introduciendo uno a uno el resto de números tratando de que sean lo mas diferentes entre si, si es la primera vez.

Si los hacemos nosotros intentad que el 4 sea abierto (forma de silla) para que no se parezca al 9 y que el 9 sea con el palito recto para que no se confunda con el 6, una vez comprendidos estos símbolos ya se le puede explicar que ambos número a veces se escriben de la otra manera, pero para que los puedan distinguir es importante primero diferenciarlos bien.

Los podéis hacer en casa con chapó, papel de lija y pegarlos con silicona. El chapó se puede cortar con un cuchillo de sierra de cocina, no hace falta más.

Mostramos los número con lentitud, utilizando pocas palabras y repasando tres veces cada uno, podéis ver presentaciones Montessori en internet.

Los vamos colocando de izquierda a derecha y de arriba abajo, y les vamos colocando las perlas al lado de cada número, si una vez comenzado el niño lo hace de otro forma, no le corregimos, le dejamos que lo haga a su modo y la próxima vez se lo presentamos con más precisión de movimientos para que lo haga con exactitud.