Rueda de las estaciones

Este gran calendario lo hemos hecho con la intención de hacer manipulable el paso del tiempo y hablar de el de un modo vivencial, de hecho aunque se olviden de los meses de cada estación, la característica florida de la primavera, los colores y las anécdotas que hemos contado sobre la estación en la que estamos, no creo que se olviden fácilmente.

Hoy hemos colocado flores en el lugar simbólico que ocupa la primavera, las hemos ido reconociendo, nombrándolas, oliéndolas y estampando su huella con pintura sobre papel.

Este calendario circular es útil para que observen que el los nombres que damos al paso del tiempo son cíclicos y recurren a una secuencia que se repite una y otra vez cada cierto tiempo.

Al igual que el nombre en la escritura, estos conceptos temporales asociadas a su identidad, su fecha de cumpleaños o alguna otra fecha importante, pueden ayudarles mucho para entender otras nociones de paso del tiempo más complejas. Asociando así pasado presente y futuro.

De este modo visibilizamos los cambios en la naturaleza que se dan a nuestro alrededor y afinamos la mirada de la niña y el adulto para que entrenen su atención y experimenten el placer de la observación.

Además este calendario les ayuda a situar el mes que queramos remarcar, en este caso el de su cumpleaños y la estación del año a la que pertenecen, en el taller de hoy algunas personas se sabían su mes pero no la época del año en la que nacieron.

En casa podéis utilizar cualquier elemento que emule las estaciones que queráis trabajar.

En este caso hemos utilizado flores y las mismas flores las hemos utilizado para otros tantos ejercicios después como el olfativo, y el pictórico y para explicar procesos naturales como la floración y la libación de algunos insectos.