Trasvase en seco y trasvase de líquidos

En los trasvases, como en otros ejercicios manuales, estamos ensayando la adaptación al medio, la voluntad, la concentración, la independencia y la precisión.

Esta actividad les ayuda a construir el pensamiento lógico en torno a la acción de coger algo y desplazarlo a otro lugar, realizar los movimientos necesarios para comer, escribir y por supuesto, para servirse agua y beberla.

Le presentaremos el material, previamente preparado, en una bandeja:

La bandeja debe tener dos recipientes y una herramienta de trasvase en el caso de los secos y un trapo absorbente en el caso de los líquidos.

Cogemos la bandeja (lo ideal es que esté en una estantería a su altura) y la colocamos en una mesita, que el recipiente lleno quede a su izquierda y el vacío a la derecha para que el movimiento sea en el sentido de la escritura (aunque nosotras eso lo llevamos regular).

Le mostraremos como hacer el ejercicio “solemnemente”, también como recoger los líquidos derramados con el trapo. Luego lo ideal es que recojamos el material en la estantería y le invitemos a hacerlo por si mismo/a.

El orden y las posibilidades:

Se comienza por presentar el trasvase: pasar objetos (mejor si son naturales) con las manos, de un lugar a otro. Prácticamente podemos hacer esto desde que comience su capacidad de agarre y poco a poco, les proponemos objetos más pequeños. Más adelante podemos introducir la cuchara que es la primera herramienta que ellos utilizan en su vida diaria. también podemos poner varios tarritos bajos cuando ya este controlado el trasvase.

El trasvase en seco es el paso previo al líquido y consiste en pasar legumbres o tornillos de una jarra a otra. El trasvase se pude ejercitar con pinza, con palillos, con colador, con cazo, con cuchara…

Luego tenemos el trasvase de líquidos. Yo recomiendo antes de este ejercicio haber hecho un acercamiento al niño/a de los efectos del agua: el agua se derrama, moja, empapa algo absorbente, cae hacia abajo, cambia de forma… esto es importante ya que ayuda a la niña/o de dos o tres años a comprender lo que está sucediendo.

El trasvase de líquidos comienza de jarra a jarra, luego de jarra a vaso y luego podemos incluir elementos como pipetas, jeringas, esponjas, pajitas, embudos… podemos ponerle un poco de colorante para que se vea mejor si lo veis oportuno.